La producción de buses en Brasil avanzará un 20% en 2019


De los cerca de 24.500 vehículos que deberán ser fabricados este año, el mayor volumen será de urbanos, seguidos por el modelo para fletamento y turismo, segmentos que empiezan a dar señales de recuperación.

Las autoridades de buses acompañaron el buen movimiento del mercado brasileño y terminaron 2018 con un incremento del 39,8% en la producción, totalizando 20.424 vehículos, ante las 14.607 unidades que fueron fabricadas en 2017. La Asociación Nacional de Fabricantes de buses (Fabus) destaca los resultados positivos del año pasado gracias a factores que ayudaron a estimular el sector, como la reducción de la inflación del 10,5% al ​​3,6% al año, la disminución de la tasa de interés de la economía (Selic) del 14,5% El 6,5% al ​​año y la reforma laboral, lo que hizo que el empresario retomase la confianza, repercutiendo en la mejora del mercado. "También tuvimos la exigencia de la accesibilidad para los buses de carretera, que llevó a muchos empresarios a anticipar sus compras, y la licitación de seis mil buses escolares", dice José Antônio Fernandes Martins,

El dirigente comenta que poco a poco el mercado de buses se está recuperando, pero observa que el resultado de 2018, aunque fue bueno, avanzó sobre una base baja de 2017, cuando la producción alcanzó las 14.607 unidades. "Si se compara con 2014, cuando se fabricaron 27.967 buses en el país, estamos casi un 50% por debajo".

Entre los fabricantes, Marcopolo lideró la producción de carrocerías, con 9.454 buses producidos - 5.788 unidades en la fábrica de Caxias do Sul, en Rio Grande do Sul, y 3.666 unidades en la fábrica de Duque de Caxias, en Río de Janeiro ( Marcopolo Rio ). Este volumen representó un crecimiento de cerca del 70% sobre 2017, cuando se fabricaron 5.549 vehículos, según Fabus.

Varios factores ayudaron a la reanudación de la industria de buses, según Rodrigo Pikussa, director del negocio de buses de Marcopolo, con la mejora del escenario económico, que impactó significativamente la confianza y las inversiones de renovación de flotas; la mayor disponibilidad de crédito y la mejora de la situación de crédito de muchas empresas, además de la necesidad de mantener la edad media de la flota de buses de carretera, para atender la reglamentación del sector.

Pikussa cita también las recomposiciones arancelarias en varias ciudades de Brasil, que impulsaron la renovación de la flota de buses urbanos, y la reanudación de las licitaciones para suministro de buses y micro-buses escolares para los municipios brasileños. "Además, la mejora del nivel de empleo y de la actividad económica generó un aumento significativo en la demanda del sector de fletamento.

De acuerdo con Fabus, Caio Induscar, segunda colocada en el mercado, produjo 5.338 buses de enero a diciembre de 2018, registrando un crecimiento del 10,7% sobre 2017, cuando fabricó 4.820 vehículos. Mascarello, tercera en el ranking, hizo 2.035 vehículos el año pasado, un 31,7% más que el año anterior (2.035 unidades). En la secuencia están colocadas a Neobus, que fabricó 1.916 buses en 2018, un 33,4% más que en 2017 (1.436); Comil, que produjo 1.108 vehículos, un 28,9% más que el año anterior (860); y Irizar, que fabricó 573 vehículos, un 44,3% más que en 2017 (397).

Volare aumentó en 45,4% su producción, pasando de 1.685 unidades en 2017 a 2.450 unidades en 2018. En el mercado nacional, expandió en el 45,6% sus ventas, de 1.315 a 1.915 unidades. La empresa también atribuyó la ampliación de las ventas de buses el año pasado a la mejora del escenario económico brasileño ya las licitaciones para suministro de vehículos escolares.

En el mercado externo, Volare también tuvo un buen desempeño, aumentando de 370 autobuses enviados a clientes en el exterior en 2017, a 535 unidades el año pasado.

En las exportaciones a Volare mantiene la estrategia de ampliar su actuación en diferentes continentes, como en América del Sur, para Chile, Perú y Uruguay; en África, para países como Nigeria; y en el Oriente Medio, para Qatar.

Exportación - En las empresas de los mercados extranjeros logró aumentar en un 17,2% sus ventas en 2018, con la exportación de 5.627 vehículos, frente a un internado 4.803 unidades en 2017.

Marcopolo mantuvo el liderazgo en el ranking de las exportaciones de buses, con el embarque de 2.965 vehículos el año pasado - 2.394 unidades de la fábrica de Caxias do Sul (RS) y 571 unidades de la fábrica de Duque de la fábrica de Caxias (RJ).

 Caio Induscar vendió al exterior 1.020 buses; Irizar, 548; Mascarello, 412; Comil, 397; Neobus 285.

Lo que ayudó a las carroceras a elevar las exportaciones en 2018, según el presidente de Fabus, fue la cotización del dólar, que se mantuvo en el nivel de R $ 3,60, además de la conquista de nuevos mercados para compensar la caída en las ventas para la exportación Argentina. "Sin recursos y negociando préstamos de 50.000 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional (FMI), Argentina comenzó a restringir las exportaciones de Brasil, lo que hizo el volumen de embarques de buses caer de 500 a 200 vehículos el año pasado ", Explica Martins.

En el total de buses exportados el año pasado, 2.400 unidades fueron de modelos viales, 2.000 de urbanos, 1.200 de micro-buses y 63 unidades de modelos intermunicipales (para fletamento de corta distancia), de acuerdo con Fabus.

Predicción - Con señales de que los operadores de transporte de pasajeros seguirán comprando buses este año, las carroceras esperan un crecimiento del 15% al 20% del mercado brasileño, lo que requerirá una producción de 24,508 vehículos, frente a 20,424 unidades registradas "No habrá un aumento tan grande como ocurrió en 2018 porque en 2017 el resultado fue malo", afirma el presidente de Fabus.

El crecimiento esperado para el mercado de buses este año, según Martins, está vinculado a varias acciones del gobierno, como las reformas de la previsión y tributaria. "Si estos dos programas son aprobados, Brasil empieza a entrar en la ruta del crecimiento.", Afirma.

En la evaluación del dirigente de Fabus, el mercado de buses urbanos deberá tener un volumen mayor este año, porque aún tiene muchas flotas que necesitan ser renovadas. "Este sector depende de inanciamiento y si el Refrota da un salto significativo de participación este año, va a ayudar a reactivar las ventas", comenta Martins.

El Refrota es una línea de crédito del Programa Pro-Transporte, con recursos provenientes del Fondo de Garantía del Tiempo de Servicio (FGTS), administrado por la Caixa Econômica Federal. La tasa de interés cobrada por la financiación del 9% al año es inferior al 12% del BNDES / Finame.

Según Martins, en 2018 la participación del Refrota en el financiamiento de buses urbanos quedó por debajo del 10%. Esto significa que del total de R $ 3 mil millones disponibles para el sector se gastaron solamente R $ 400 millones el año pasado.

"Todavía tiene mucho dinero. "Vamos a trabajar para ver si la nueva directiva de la Caixa logra agilizar la operación de esta línea de crédito", subraya el presidente de Fabus.

Martins también está confiado en el avance de las ventas de buses para el fletamento y el turismo, que comenzaron a dar señales de recuperación. "Con la economía reaccionando, la industria contrata más y va a necesitar buses para transportar a sus empleados. Además, estamos teniendo mayor incentivo para el turismo en el país.

En el segmento de bus escolar, Fabus espera que el gobierno de continuidad al programa Camino de la Escuela, el cual considera ser muy importante para el transporte de estudiantes en todo el país.

Fuente: transportemodernoonline.com.br