CMA Flecha Azul, historia de un clásico brasileño

Flecha Azul V (1996), con un vidrio adicional en la parte inferior de la puerta, adoptado en la serie anterior (foto: Renato Ferezin).

Viação Cometa durante más de cuatro décadas fue el principal operador de autobuses entre las ciudades de Río de Janeiro y São Paulo. También fue, durante muchos años, el mayor cliente nacional de Scania y Ciferal , desde 1961 estandarizando su flota de carreteras sucesivamente con los modelos Silver Arrow, Jumbo y Dinosaur, todos ellos fabricados en duraluminio en el chasis Scania; Entre los años 60 y 80, el propietario de la flota de autobuses Scania más grande del mundo permaneció.

 A principios de 1982, coincidiendo con el estado previo a la bancarrota por la que atravesó Ciferal durante ese período, Cometa decidió construir sus propios carrocerias, creando la Companhia Manufatureira Auxiliar - CMA y contrató personal especializado de la carrocera Ciferal de Río de Janeiro.

Poco después de ser aprobado como fabricante por CDI en marzo de 1983, comenzó la producción en uno de sus garajes en São Paulo (SP), un área adquirida a Massari en 1980. Ahora llamado el Flecha Azul , el primer autobús de CMA tenía una carroceria idéntica al Dinosaurio de Ciferal: modelo inspirado en los antiguos Autocares GM, operado por Cometa en los años 50 y desarrollado por Ciferal a solicitud del transportista.


La reedición del mítico dinosaurio Ciferal, fabricado por CMA desde 1983
Archivo: Viação Cometa 

Según Viação Cometa , el Flecha Azul sería el " Dinosaurio de la tercera generación". Siempre con la mecánica Scania (inicialmente en el chasis BR-116 y luego también en K-112, K-113 y K-124), el autobús ganó unos centímetros más en ancho y altura internos, recibiendo nuevos asientos reclinables con tapicería. cuero y mayor espacio. Externamente difería del modelo anterior por el número de ventanas (cinco en lugar de seis), de mayor tamaño. El diseño estructural se rehízo, reduciendo el peso total de la carrocería en 700 kg. La capacidad instalada de CMA, lograba producir 1.5 carrocerías por día, permitiría renovar la flota de Cometa a razón de aproximadamente 240 autobuses / año, según lo planeado por la compañía; Sin embargo, la producción fue mucho menor, algo más de 100 al año.

En 1984, CMA construyó sus primeros  monobloques urbanos (llamados Padrón B ), especialmente desarrollados para su subsidiaria que opera en transporte urbano en Campinas. Imponente, con líneas cuadradas y una gran área de vidrio, había 18 unidades también montadas en chasis Scania con motor trasero y suspensión neumática (según informes, de camiones de carretera usados). Tenían una estructura de aluminio, puertas anchas de 13,2 m de largo y una gran superficie libre para el itinerario; la capacidad era de 181 pasajeros (41 sentados y 140 de pie).

CMA urbano con colores de campinense Tuca (foto: Francisco J. Becker).


A finales de 1991, la compañía alcanzó la unidad número 1.000 fabricada; algunos de ellas fueron exportadas. El Flecha Azul se ha actualizó gradualmente a lo largo de los años, ya sea recibiendo cambios internos agregando nuevos elementos de confort, utilizando el último chasis (siempre Scania) o, con menos frecuencia, obteniendo toques externos o cambios en las dimensiones de la carrocería. Se produjeron ocho versiones, desde el Flecha Azul I hasta la VIII. Visualmente, las transformaciones más significativas ocurrieron en 1993 (Flecha Azul  III), cuando el área elevada del piso se extendía a la primera fila de asientos, cada lado totalizaba seis ventanas iguales (hasta entonces, además de las ventanas correderas, había otras dos bajadas, en el lado, diferentes entre sí). 

En los años siguientes se hicieron otros dos cambios externos importantes: en 1996, la parte trasera del se levantó para alojar el aire acondicionado (versión  VI ), y dos años después, por primera vez en una carrocería derivada del Dinosaurio, se eliminó el típico "Paso" en los lados siguiendo el receso en la parte delantera del techo, permitiendo parabrisas mucho más anchos (versión VIII ).

En 2000, Cometa optó por cambios más sustanciales: nuevo chasis (todavía Scania, sin embargo con 3er eje, modelo K-124 IB 6 × 2 con 420 hp),  con un diseño completamente nuevo y pintura radicalmente diferente (el primer cambio en casi 50 años). Aunque de un estilo excesivamente conservador, el nuevo modelo fue simplemente llamado CMA-Cometa , trajo algunos detalles modernos (revestimiento externo en placa plana, eliminando los lados con cuentas históricas, vidrios pegado, itinerario electrónico y aire acondicionado con control automático de temperatura); asientos mantuvieron el estándar de la compañía: cuero rojo. Dos años después, el modelo tenía un frente ligeramente alterado, reduciendo el área de las superficies bajas que rodeaban los faros.


CMA-Cometa, fabricado después de 2000; radicalmente diferente, se montó en un chasis Scania K-124 6x2 (foto: Alex Fiori).


CMA-Cometa, con el nuevo patrón de pintura introducido por 1001 (foto: Bruno Freitas).


Después de la venta a 1001, la parte frontal de la carrocería se simplificó, perdiendo el exceso de bajorrelieves, adaptándose mejor a la nueva ortografía de la pintura (foto: Tony Belviso)


Última versión de CMA-Cometa, en la estación de autobuses de Campinas (SP), trayendo la pintura específica para las líneas de carreteras internas al estado de São Paulo (foto: Luciano Roncolato).


En 2002, Cometa fue adquirida por Auto Viação 1001, de Niterói, transformando al operador de Río de Janeiro en la segunda compañía de autobuses más grande del país. 1001 pronto alteraría profundamente la filosofía de funcionamiento y el estándar de servicio de Cometa, incluida la especificación del chasis y el origen de las carrocerías, priorizando chasis de Mercedes-Benz y carroceria Marcopolo. Los nuevos propietarios también trataron de hacer que algunos de los viejos Flecha Azul sobrevivieran, renovándolos en 2004 en las instalaciones de Marcopolo, donde recibieron algunos cambios estructurales, nuevas pinturas, letreros electrónicos; sillones, tabiques internos y un baño también fueron renovados.

Con la opción de cambiar el patrón de la flota, se suspendieron los nuevos pedidos a CMA. La compañía, ahora desconectada de Cometa y bajo el control de su antiguo Director Administrativo, permaneció con la ponderación del último chasis restante en stock, a partir de ese momento se limitó a suministrar piezas y componentes para el mantenimiento de la flota del Cometa.

Existió un intento de regresar al mercado en 2003, cuando se preparó un proyecto completamente nuevo: un prototipo de carretera de 12 metros en un chasis Volkswagen 17-240. Sumado a la flota de Breda Turismo, el vehículo siguió siendo, sin embargo, un ejemplo único. En junio de 2009, la CMA finalmente terminó sus actividades.


Prototipo de CMA en un chasis Volkswagen, agregado a la flota Breda de São Paulo (foto: Ailton Florencio da Silva).


Prototipo CMA-VW (foto: Wesley Araújo).

Restauración de un CMA 



Foto:  Viação Cometa

En 2008, al poner fin a un ícono de la industria brasileña de la carrocería, 1001 determinó la desmovilización y venta de todos los Flecha Azul que aún estaban en funcionamiento. Sin embargo, en 2013, como parte de la celebración del 65 aniversario de la compañía, todavía aparecería un Flecha Azul LXV. 

Lo que implicó la restauración y personalización de un modelo de 1999 en un chasis K-113, que ofrecía láminas de aluminio pulido, pintura metálica, vidrio pegado, linternas LED y aire acondicionado. Objetivo de la campaña: hacer solo 65 viajes y luego recogerlo definitivamente al garaje. El autobús se puso en funcionamiento el 24 de agosto; dos meses después cumplió la misión, luego de transportar a 2,561 pasajeros por unos 24,000 km, en carreteras de São Paulo, Paraná, Minas Gerais y Río de Janeiro.



Publicar un comentario

0 Comentarios