Marcopolo se preparó para nueva legislación brasileña que busca mayor seguridad en buses

Douglas de Souza Melo  
La nueva legislación, obligatoria a partir de enero de 2020, mejora la seguridad de los buses de carretera y chárter.

Prensa Fan Bus

En previsión de los cambios que tendrán lugar en la legislación brasileña de tráfico en 2020, Marcopolo ya esta preparada para cumplir con la resolución de la Contran número 629 de 30 de noviembre de 2016, que entra en vigencia a partir de enero. La resolución se refiere a la simulación de vuelco de los modelos de carretera y chárter de una sola plataforma con aumentos de peso similares para los pasajeros de media carga.

La nueva resolución de Contran, equivalente al estándar internacional ECE R66.02, garantizará aún más seguridad para los buses que viajan por carreteras brasileñas y ubican al país cerca de los mercados principales y mundiales. Desde 2018, el fabricante ya tiene la certificación ECE R66.02 otorgada por la Agencia Británica de Certificación de Vehículos (VCA) y válida en más de 30 países para aprobar la carrocería a través de su propio proceso de desarrollo de productos y simulaciones por computadora para verificar la resistencia de sus productos

Según Luciano Resner, Director de Ingeniería de Marcopolo, desde 2016 los buses producidos en Brasil y exportados por la compañía, así como los producidos en fábricas en el extranjero, ya cumplen con este estándar internacional. “Nuestros productos están aprobados y reconocidos por su alto nivel de calidad y confiabilidad. La nueva legislación nacional permitirá a los clientes viajar en vehículos tan avanzados y seguros como los que circulan en Europa, por ejemplo ”, dice Resner.

Para cumplir con el nuevo estándar que garantiza la seguridad de los ocupantes del vehículo en situaciones de vuelco, los buses producidos a partir de enero de 2020 y comercializados en el mercado interno recibirán cambios en los conceptos de construcción de la carrocería aumentando la resistencia estructural. “El ajuste a la resolución eventualmente resultará en un ligero aumento en el peso del vehículo. Para que este cambio sea lo más pequeño posible, trabajamos con materiales finos utilizados en la industria automotriz, contribuyendo a reducir los costos operativos para los operadores y garantizando la seguridad y la comodidad del pasajero ”, agrega.