Comil recibe recertificación en norma internacional sobre seguridad en vuelco




La carrocera brasileña de buses Comil, recibió la recertificación en la norma internacional sobre seguridad en caso de vuelco, ECE R66.

La norma europea, considerada la más rigurosa de la industria actualmente en vigor, garantiza que la estructura de la carrocería tenga la resistencia necesaria para ofrecer la máxima seguridad posible en caso de accidentes de este tipo.

De acuerdo con el fabricante de carrocerías, la marca logró la renovación del sello E2, tras ser auditada por el ingeniero de la empresa francesa UTAC, Laurent Pasquier.

Según Comil, la fábrica fue auditada en los días 11 y 12 de junio de este año.

En una nota, la carrocera dice que fue la primera empresa del sector a conquistar el sello de certificación en 2012, para la familia de buses de carretera de la línea Campione y, en 2014, para la familia de buses de cercanias Versatile.

Las principales áreas de la empresa fueron auditadas. La norma pretende garantizar, por ejemplo, menores deformaciones posibles en caso de vuelcos y caídas para que partes de la estructura del bus no invadan las áreas destinadas a los pasajeros y conductor en estas situaciones extremas.

"El objetivo de la auditoría, realizada periódicamente, es verificar si las medidas tomadas por la empresa garantizan la conformidad de producción de acuerdo con los requisitos europeos de seguridad vehicular. Se evaluaron los procedimientos seguidos por Comil involucrando las áreas de Ingeniería del Producto y Desarrollo, Calidad, Compras, Ingeniería de Procesos, Producción, Asistencia Técnica y Recursos Humanos.

 La auditoría también renueva la validez de la metodología de análisis y simulación virtual de carrocerías aplicadas a las estructuras utilizadas en los productos Comil. En 2014, la empresa gaúcha fue primera en Brasil en obtener la licencia para simulaciones virtuales involucrando a R66, utilizando ensayos por computadora fieles a la prueba física, permitiendo a la empresa homologar sus carrocerías realizando sólo las simulaciones virtuales. Comil desde entonces es socio de tecnología con la empresa paulista VirtualCae.

 Para la obtención del sello, reconocido mundialmente, se debe garantizar la seguridad de los usuarios en caso de accidentes, teniendo como objetivo menores deformaciones en caso de vuelco, y que éstas no invadan el espacio residual dejado para los pasajeros.

Esta certificación ya es exigencia en el mercado europeo y en países de África y Chile, en América Latina.  En Brasil, la resolución 316/09, del Contran - Consejo Nacional de Tráfico, se basa en diversos puntos de la norma ECE R66.

De la Izquierda a la derecha, equipo involucrado en la recertificación, quienes analizaron los resultados de la investigación,

"Francia es uno de los países con mayor tradición y credibilidad en la evaluación de requisitos en vehículos en lo que se refiere a la seguridad. Este fue un factor decisivo para Comil en el momento de la elección de la certificadora UTAC, que fue fundada en 1945. Debido a esta tradición, la empresa francesa emplea en sus certificados el número 2, que queda luego de la letra E. Esto ocurre por el hecho de que el país esta detrás de Alemania, siendo entonces el segundo mejor certificador del mundo " 

"Encontramos un equipo motivado y dinámico que demuestra querer constantemente la búsqueda del éxito en sus productos y la reanudación del volumen de producción del pasado. Ellos ofrecen una amplia gama de vehículos, desde el bus más básico a los de alta gama ". - dijo el certificador auditor de UTAC, Laurent Pasquier, de acuerdo a la información entregada por Comil.

Fuente: diariodotransporte.com.br
Por: Adamo Bazani

Publicar un comentario

0 Comentarios